REACH traslada la responsabilidad a la industria, de tal manera que todos los actores en la cadena de suministro están obligados a cerciorarse de la seguridad de la sustancias y preparados químicos que manejen.

REACH exigirá el registro de aproximadamente 30.000 sustancias químicas. El proceso de registro exige que los fabricantes e importadores produzcan información sobre todas las sustancias químicas producidas o importadas en la UE en cantidades superiores a una tonelada por año. Esta información será archivada en un expediente de registro que deberá ser presentado ante la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA)

Las sustancias altamente preocupantes requerirán una autorización. Estas sustancias recibirán prioridad, y a su debido tiempo serán incluidas en el Anexo XIV.  Para continuar usando las  sustancias incluidas en el Anexo, la industria tendrá que presentar una solicitud de autorización a la Agencia. Las autoridades de la UE también podrán imponer restricciones a la fabricación, uso o comercilización de sustancias que supongan un riesgo inaceptable para la salud humana o el medio ambiente.

Los fabricantes y los importadores deberán facilitarles Hojas de Datos de Seguridad a los usuarios intermedios para informarles de los de los riesgos de la sustancia en cuestión.

La Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicas (EACH) es la que se encarga de la gestión diaria de REACH.